¿Que debo comer para prevenir el pie diabético?

Una correcta alimentación del paciente diabético encuentra entre sus principales objetivos el control de la enfermedad y evitar al máximo sus complicaciones. Una de las complicaciones más frecuentes es la infección en el pie, la cual, si no se trata de la manera adecuada puede complicarse en una úlcera crónica que su complicación más severa es la amputación del miembro. En este artículo te diremos cuáles alimentos son las más benéficos para prevenir controlar la diabetes y prevenir la infección del pié diabético.

Sin duda la relación entre los hábitos alimentarios prehospitalarios con el desarrollo de infecciones en el pie de pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DM2), llamada comúnmente pie diabético es evidente. Se realizó un estudio nutricional en 133 pacientes con diabetes mellitus tipo 2, distribuidos en dos grupos.

  • Grupo I: 83 pacientes con infección en el pie
  • Grupo II: 50 pacientes sin infección en el pie.

Se aplicó una encuesta nutricional que incluyó el consumo diario y semanal de cereales y tubérculos, alimentos de origen animal, frutas y verduras, aceites y azúcares. El análisis estadístico mostró los siguientes resultados:

Ambos grupos carecían de disciplina dietética en cantidad y calidad de alimentos.

  • En el Grupo I, la relación entre el consumo de polisacáridos y azúcares simples con la presencia de infecciones en el pie resultó muy alta.
  • Todos los pacientes del grupo I consumieron menos frutas y verduras.
  • Las infecciones fueron causadas principalmente por bacterias grampositivas.
  • El Grupo II consumió menos polisacáridos y azúcares simples y más frutas y verduras.

Recomendaciones para prevenir el pie diabético

Cambia los carbohidratos simples por carbohidratos complejos

El mayor consumo de carbohidratos, principalmente azúcares simples, favoreció las infecciones del pie en pacientes con Diabetes melitus tipo 2, es muy importante evitar en mayor medida los carbohidratos simples de su dieta y reemplazarlos por carbohidratos completos.
Evita carbohidratos simples como: Azúcar de mesa, Leche, Miel, Maíz
Añade carbohidratos complejos como: Alcachofas, Brócoli, Papa, y nueces.

Come más frutas y verduras frescas ricas en fibra

Las frutas y las verduras son fuente de vitaminas y minerales; además, aportan fibra en la dieta cuya función es disminuir y retrasar la absorción de grasas y azúcares de los alimentos. Estudios previos han comprobado que el consumo de 3 a 10 g de fibra al día disminuye significativamente el colesterol total sanguíneo y las concentraciones de LDL, sin cambiar significativamente las concentraciones de triglicéridos ni las de HDL y contribuye a disminuir la HTA. Por su acción antioxidante es recomendable consumir cinco porciones entre verduras frescas y frutas al día, para evitar la oxidación de las LDL y proteger el endotelio vascular disminuyendo su disfunción al preservar la producción y la actividad del óxido nítrico, lo que ayudará a prevenir las complicaciones infecciosas.

  • Frutas recomendadas: Manzana, membrillo, plátano, pera, ciruela, naranja
  • Verduras recomendadas: Espinacas, acelgas, tomate, papa, habas, repollo, cebolla, lechuga, zanahoria.

Come proteínas de alto valor biológico

Las proteínas de la dieta son indispensables para el adecuado funcionamiento metabólico celular y mantenimiento de la masa muscular. La baja ingesta de carne de res, pollo, pescado y huevos favorece la aparición de algunas deficiencias nutricionales. Un adulto sano requiere entre 0.9 y 1.1 gramos de proteína por kilogramo de peso al día, la adecuada ingesta de proteínas favorece a un correcto funcionamiento celular y a evitar las infecciones.

  • Proteinas recomendadas
    • Legumbres: Frijoles, lentejas, soya
    • Pescado y maricos: Bacalao, tilapia, trucha, atún, sardinas, salmón
    • Aves: Pollo y pavo
    • Carnes: Carne de res sin grasa, carne de cordero magra.

Evita los ayunos largos

El número de comidas al día que preferentemente que se recomienda hacer son cuatro comidas al incluir un almuerzo, por lo que el tener periodos de ayuno menos prolongados y, por lo tanto, menores variaciones de glucemia favorece a evitar el desarrollo de infecciones. Las glucemias altas y prolongadas son un factor en el desarrollo de la angiopatía y la neuropatía diabéticas, que favorecen la complicación tisular con infección agregada.

Nota importante

Como punto muy importante a resaltar es que la ingesta de carbohidratos esta muy relacionada a la presencia de infecciones de pie diabético, principalmente por el alto consumo de azúcares simples, reflejado por el consumo diario y semanal de azúcar, el consumo de azúcares simples en el paciente diabético tipo 2 debe reservarse únicamente en los episodios de hipoglucemia.

Te recomendamos leer ¿Cómo saber si tengo una herida de pie diabético?